¿Cuántos de vosotros habéis tenido la suerte de compartir una jornada de trabajo con niños?