CAMPI FLEGREI, UNA BOMBA DE TIEMPO