EL SINABUNG ENTRA EN ERUPCIÓN